logo-web-hera
logo-web-hera

No sirve de nada tener lo mejor y no ser el mejor.

Velázquez

Desde que tengo uso de razón, he sentido la llamada del emprendimiento y la creación. Me apasionaba la idea de crear un producto único, con el que realmente un hombre se sintiese identificado, que fuera una expresión de si mismo, sin artificios ni accesorios innecesarios. Con esta idea nació Hera.

Mi motivación es una búsqueda incansable de la excelencia, un camino que nunca tiene fin, que se materializa en la búsqueda de nuevas materias primas y procesos de transformación innovadores. Decidí empezar por una pieza sencilla, un billetero americano. 

El primer modelo Hera, fue un billetero negro texturizado de piel de ternera y forro negro. Su creación fue laboriosa ya que lo que pretendía era optimizar el espacio al máximo, pero al mismo tiempo aportar la sensación de «no llevar nada encima». Quería que fuese funcional, ligero y elegante. Visité varias ciudades y diversos proveedores para encontrar la piel de la mayor calidad posible con una textura determinada.

Este proceso fue el más complejo, pero a lo largo de este camino no solo tuve la oportunidad de aprender de los mejores artesanos de la piel de España, sino que me ayudó a encontrar mi verdadera pasión. Fue una experiencia enormemente gratificante.

 Una vez tuve la billetera confeccionada en mis manos, empezó un periodo de testeo que marcaría el futuro protocolo de calidad de Hera, que se realiza en todos y cada uno de nuestros diseños. Este proceso abarca entre otros detalles, la comprobación de las dimensiones de la pieza, la resistencia y calidad de los materiales con su correcta confección.

Fruto de aquella pequeña aventura me dí cuenta de que había encontrado mi vocación y no había marcha atrás. Había nacido Hera aunque todavía no tenía nombre.

Este proceso fue el más complejo, pero a lo largo de este camino no solo tuve la oportunidad de aprender de los mejores artesanos de la piel de España, sino que me ayudó a encontrar mi verdadera pasión. Fue una experiencia enormemente gratificante.

 Una vez tuve la billetera confeccionada en mis manos, empezó un periodo de testeo que marcaría el futuro protocolo de calidad de Hera, que se realiza en todos y cada uno de nuestros diseños. Este proceso abarca entre otros detalles, la comprobación de las dimensiones de la pieza, la resistencia y calidad de los materiales con su correcta confección.

Fruto de aquella pequeña aventura me dí cuenta de que había encontrado mi vocación y no había marcha atrás. Había nacido Hera aunque todavía no tenía nombre.

Mi inspiración

Soy un gran amante del arte y concretamente de la pintura cortesana del Siglo de Oro. En cuanto tengo un minuto libre me escapo a cualquier museo que encuentre allí dónde esté, ya que para mí es una fuente inagotable de inspiración.

Precisamente fue el cuadro de Rubens, “Juno y Argos”, el que me inspiró para bautizar con el nombre de Hera mi recién nacida marca.

Otra fuente de inspiración muy importante para mí es el mundo equestre. El caballo encarna la elegancia y la lealtad. Considero que el ser humano tiene un vínculo muy importante con este noble animal y con mis caballos he pasado innumerables jornadas criándolos desde recién nacidos. Con ellos siento una unión muy fuerte y una comunicación especial. Para mí no hay otro animal igual. El caballo es un amigo de viaje que te acompaña a lo largo del camino de la vida. 

Por qué las creaciones de Hera son únicas

Valores eternos

Excelencia

Si algo define mis colecciones, es que siempre busco desarrollar la máxima calidad de principio a fin en todos los diseños. Quiero que puedas gozar del cuidado que mereces y de piezas únicas. 

Elegancia

Como decía Honoré de Balzac, «La elegancia no consiste tanto en el traje, como en saber llevarlo», por ello huyo del artificio y del adorno sin valor. Las piezas de Hera apuestan por una elegancia perenne, que pueda heredarse de padres a hijos.

Lealtad

No puedes ser leal con los demás si primero no lo eres contigo mismo. Por ese motivo, nuestros valores de marca son tan importantes y se manifiestan en nuestro trabajo diario, traduciéndose en el máximo cuidado y respeto hacía nuestros clientes. 

Excelencia

Si algo define mis colecciones, es que siempre busco desarrollar la máxima calidad de principio a fin en todos los diseños. Quiero que puedas gozar del cuidado que mereces y de piezas únicas. 

Elegancia

Como decía Honoré de Balzac, «La elegancia no consiste tanto en el traje, como en saber llevarlo», por ello huyo del artificio y del adorno sin valor. Las piezas de Hera apuestan por una elegancia perenne, que pueda heredarse de padres a hijos.

Lealtad

No puedes ser leal con los demás si primero no lo eres contigo mismo. Por ese motivo, nuestros valores de marca son tan importantes y se manifiestan en nuestro trabajo diario, traduciéndose en el máximo cuidado y respeto hacía nuestros clientes. 

PROTECCIÓN DE DATOS: De conformidad con las normativas de protección de datos, te facilitamos la siguiente información del tratamiento: Responsable: EMILIO PALLARÉS MARTÍ. Fines del tratamiento: mantener una relación comercial y enviar comunicaciones de productos o servicios Derechos que le asisten: acceso, rectificación, portabilidad, supresión, limitación y oposición. Más información del tratamiento en la Política de Privacidad. *